Cuando oímos la palabra «dieta», pueden venirnos a la cabeza palabras como «aburrimiento», «irritabilidad», «sacrificio» o «depresión». Al contrario de lo que creemos, la alimentación saludable no está compuesta por alimentos que deprimen, sino por los que precisamente generan, en nuestra mente, el efecto contrario.

Siempre y cuando llevemos a cabo una alimentación correcta y sin restricciones de alimentos, es cuando obtenemos ese efecto. Por el contrario, si realizamos dietas muy restrictivas, estaremos aumentando nuestros niveles de ansiedad y depresión, desencadenando las emociones negativas citadas al principio de este artículo.

Hay alimentos o, mejor dicho, productos, que son ricos en azúcares y grasas saturadas. Estos «alimentos» nos provocan una inmediata y falsa sensación placentera. Y digo falsa porque tenemos la falsa creencia de que los alimentos ricos en grasas saturadas y azúcares refinados nos animan y nos ponen de buen humor, cuando esto no es cierto por las siguientes razones:

5 alimentos que deprimen y no lo sabes

1.- Bollería industrial.

Son productos elaborados a base de grasas y azúcares, igual de adictivas como irritables. ¿Qué quiere decir? Que aunque tengamos la sensación de que nos hacen felices mientras los estamos comiendo, la irritabilidad y el aumento de la agresividad puede que no tarden mucho en aparecer después.

2.- Fritos.

alimentos que deprimenAdemás de ser muy ricos en calorías nada saludables, nos provocan una sensación de pesadez en el estómago muy incómoda para más de una persona, provocando también problemas crónicos en nuestro aparato digestivo.

3.- Chocolate.

El chocolate que no es puro, el que contiene manteca de cacao y está elaborado a base de azúcares, es el que mejor palatabilidad nos ofrece, pero el bajón de glucosa en sangre que nos provoca después, hace que nos apetezca una y otra vez, formando un círculo vicioso difícil de parar.

4.- Pizza.

La pizza es un alimento muy querido por todos, pero si es casera y con verduras, ¡mejor que mejor! Y no lo digo por decir, sino porque así evitarás ingerir grasas innecesarias. Además, estas grasas, todas ellas saturadas, impiden la producción de ácidos grasos Omega-3. Estos favorecen el buen humor y la paciencia.

5.- Chucherías.

Volviendo a un alto consumo en azúcares refinados, está relacionado en numerosos estudios realizados con un aumento de la inflamación de los tejidos. Esto puede desembocar en cuadros severos de estrés y depresión.

Por lo tanto, te invito a que realices una buena elección de alimentos sin poner en riesgo tu salud y… ¡Cómete la Vida!