¿Qué te aportan estos bocaditos de calabacín con jamón y queso?

Calabacín

Su gran contenido en agua y minerales y su escasa cantidad de calorías hacen del calabacín un ingrediente indispensable en tu nevera. Además, puedes comerlo crudo y cortado en tallarines, como si de un plato de pasta italiana se tratara.

Huevo

Su contenido en proteínas de alto valor biológico hacen que tu nivel de saciedad esté cubierto. Además, la cantidad de lecitina de la yema propia del huevo te ayudará a mantener tu colesterol bajo control, al contrario de lo que muchos creen.

Queso parmesano

En comparación con el resto de los quesos, es uno de los que tiene menos colesterol gracias a su bajo contenido en grasas. Además, este ingrediente procedente de Italia no contiene lactosa, por lo que es perfecto para mejorar tus digestiones lentas.

VER RECETA