Cada año temes volver a la rutina… Acabas de aterrizar de tus vacaciones y seguro que estás pensando en quitarte “esos kilitos” que has cogido durante las vacaciones. Por lo que, a la vuelta a la rutina, has de sumarle el quitarte todos los caprichos, eliminar el pan de la dieta, no cenar carbohidratos, hacer deporte, nada de postres y sin olvidarte de mantener el chocolate y cualquier tentación bien lejos de ti.

volver a la rutinaLo primero que te voy a decir es que, si te sientes identificado con esto que acabas de leer, estás muy equivocado. De esta manera, estarás 2-3 días haciéndolo todo “perfecto” y te cansarás, algo obvio teniendo en cuenta que es muy difícil disfrutar y sentirte bien llevando a cabo un estilo de vida tan estricto y aburrido.

Para ello, voy a darte unos sencillos trucos que desmantelan ciertos mitos alimentarios como los comentados al principio de este post. Así, tu vuelta a la rutina será mucho más llevadera y, sobre todo, saludable:

1. – Da prioridad a las frutas, las verduras y las legumbres en tu día a día. ¿Un truco? Prepara ensaladas completas combinando estos 3 grupos de alimentos. Tu ensalada estará lista en cuestión de minutos y te aportará saciedad y energía.

2.- Consume cereales integrales (pan, arroz, pasta, galletas, cereales de desayuno, azúcar) en lugar de blancos o refinados. Es importante comer una rebanada de pan integral tanto en las comidas como en las cenas.

volver a la rutina3.- Prepara tostadas variadas para cenar, que contengan algo de verdura cruda junto con un alimento rico en proteínas y bajo en grasas, como puede ser el pollo, el pavo, el queso fresco, el atún o el salmón.

4.- Realiza ejercicio físico de manera regular, te ayudará a recuperar tu talla a la vez que moldeas tu figura.

5.- Mantén la báscula lejos, ya que no es un buen indicativo de lo que hayas podido engordar o no. Me explico: si eres una persona habituada a realizar ejercicio y lo has dejado de lado durante tus vacaciones, lo más probable es que hayas perdido masa muscular y, por lo tanto, habrás perdido peso. Si a ello le sumas las tapitas en el chiringuito de la playa y las cervezas para soportar las horas más calurosas del día, el resultado es un incremento de peso no tan notable como debería ser. ¿Quieres saber REALMENTE cuál es la báscula más fiable? ¡Tu pantalón!

Una vez pongas en práctica estos sencillos trucos, habrás recuperado tu talla sin apenas haberte dado cuenta.

Vuelve a la rutina con la mejor de tus sonrisas y… ¡Cómete la Vida!